Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comprar café
El somelier

Los mejores consejos para mantener la cafetera de aluminio como nueva

La cafetera italiana es mucho más que un clásico. Con un diseño de más de 80 años, sigue siendo una de las mejores opciones, fácil de usar y económica, para prepararse un buen café. Esta cafetera en aluminio es muy habitual en los hogares de todo el mundo, siendo más popular que las cafeteras de inoxidable.

La cafetera de aluminio se puede mantener como nueva siguiendo algunos consejos sobre cuidado y mantenimiento. A diferencia de las cafeteras antiguas de aluminio, las actuales contienen una capa protectora, por lo que prepararse un café en una cafetera de aluminio no afecta a la salud. De hecho, todos los utensilios de cocina de aluminio son totalmente seguros, sin ningún perjuicio para la salud.

Ventajas e inconvenientes de las cafeteras de aluminio

A la hora de decidirse entre una cafetera de aluminio o acero inoxidable hay que tener en cuenta que las dos tienen exactamente el mismo funcionamiento.

El aluminio tiene algunas ventajas evidentes como que hay mucha más oferta de cafeteras italianas de aluminio que de acero inoxidable. Además, son más económicas y ligeras, así como resistentes a la corrosión.

Por contra, algunas cafeteras de aluminio no funcionan en placas de inducción, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de adquirir una. Además, no es recomendable lavarlas en el lavavajillas.

Cafetera de aluminio Cafetera de aluminio

Limpieza diaria de la cafetera

Sea una cafetera de aluminio o acero inoxidable, debe limpiarse después de cada uso de forma correcta. Este es el primer paso para mantenerla en buen estado.

Existe un mito que dice que no se deben limpiar las cafeteras italianas con jabón ya que deja mal sabor al café, esto es totalmente falso. La limpieza debe hacerse con agua caliente y jabón y después enjuagar muy bien para eliminar los restos. Esta es la forma correcta de limpiar la cafetera a diario.

Es importante limpiar bien tanto el recipiente inferior, el del agua, como el filtro, la goma y la parte superior. Para facilitar la limpieza podemos sumergir unos minutos la cafetera desmontada en agua caliente y jabón para que la suciedad y los restos de café pegados se reblandezcan.

Después frotamos con un estropajo por la parte de la esponja, ya que el aluminio se raya con facilidad. Es muy importante ser concienzudos en el filtro, para que no queden restos en los agujeritos y evitar que se forme moho.

En la parte superior, que tiene muchos resquicios, podemos ayudarnos de un cepillo de dientes para llegar a toda la superficie.

Finalmente, la secamos bien al aire o con un paño o papel de cocina y la podemos guardar hasta el siguiente uso.

Cafetera desmontada Cafetera desmontada
Los estropajos y productos abrasivos pueden rayar la cafetera de aluminio, por eso se deben evitar.

2. Una gran familia

Tanto las cafeteras de aluminio como de acero inoxidable pueden precisar de una limpieza más a fondo de vez en cuando. En este caso, existe un ingrediente básico, presente en todas las cocinas y económico, que nos va a ayudar en esta tarea: el vinagre.

El vinagre es perfecto como descalcificante y un buen aliado para la limpieza de todo el hogar. En el caso de la cafetera de aluminio, para dejarla reluciente, podemos optar por dos métodos.

- Llenamos el depósito del agua con agua y vinagre a partes iguales, montamos la cafetera como si fuéramos a preparar un café y la ponemos al fuego. Una vez haya subido todo el agua y vinagre a la parte superior, apagamos el fuego y la dejamos enfriar del todo. Después podemos limpiar la cafetera con agua y jabón para eliminar los restos de suciedad y vinagre.

- Llenamos un recipiente con agua hirviendo y una cucharada de vinagre por cada 250 ml de agua. Sumergimos la cafetera desmontada en esta agua y dejamos hasta que se enfríe el agua. Después, limpiamos la cafetera como en el caso anterior. Este método es ideal para limpiar también el exterior de la cafetera.

El vinagre es perfecto tanto para una cafetera de aluminio como de acero inoxidable. El bicarbonato es otro elemento que ayuda a limpiar y retirar restos pegados de cafeteras y otros utensilios de cocina, pero no es recomendable para el aluminio ya que puede favorecer la oxidación.

La goma

Para que nuestra cafetera clásica de aluminio siga funcionando como el primer día es básico mantener la goma en buen estado. Esta goma, que une la parte superior con el filtro, debemos limpiarla después de cada uso con agua y jabón suave. En cuanto pierda el color blanco y esté grisácea, amarilla o verde, debe cambiarse de inmediato por una de nueva.

Devolver el brillo a la cafetera de aluminio

Con el paso del tiempo, las cafeteras hechas en aluminio pierden brillo, se vuelven opacas. Hay dos formas de recuperar el brillo y que parezca recién comprada.

-Mezclamos una cucharada de sal, una taza de vinagre y la harina suficiente para formar la pasta. Esparcimos esta pasta por todo el exterior de la cafetera con ayuda de un paño. Dejamos reposar entre 15 minutos y una hora y enjuagamos muy bien para retirar todos los restos. Después, frotamos y secamos con un paño de algodón.

- Más fácil aún, usando ketchup. Repartimos el ketchup por toda la superficie de aluminio y dejamos reposar unos 20 minutos. Después, enjuagamos y secamos como en el caso anterior. Aunque pueda parecer increíble, esta fórmula funciona.

Cafetera antigua Cafetera antigua

Tanto la pasta de harina, vinagre y sal como el ketchup pueden ayudarte a darle un mejor aspecto a una cafetera antigua de aluminio y a cualquier otro objeto de este material. Se trata de métodos ecológicos, económicos y al alcance de cualquiera.

Con unos buenos cuidados y un buen mantenimiento, la cafetera italiana de toda la vida de aluminio puede durar muchos años. Una buena limpieza y mantener la goma en buen estado es suficiente para continuar preparando la mejor taza de café con una cafetera italiana, que se mantiene como una de las preferidas en todo el mundo.