Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
El somelier

LA GUÍA DEFINITIVA PARA CONOCER EL CAFÉ ECOLÓGICO EN GRANO O MOLIDO

“Vamos a tomar un café” o “me acompañas a por un café”. Cuántas veces hemos pronunciado alguna de estas frases. El café es mucho más que una bebida. A menudo es el motivo para charlar, descansar, solucionar pequeños desencuentros en un ambiente distendido. Su papel social es innegable. Quizás por eso la literatura, el cine, el teatro e incluso la música está llena de frases sobre el café.

Seguro que en más de una ocasión te has encontrado con frases de café en las paredes de una cafetería. El café es inspirador en muchos sentidos. Por eso hoy te contamos nuestros momentos, reflexiones y frases sobre café preferidas.

Material literario de primer orden

Nada como un buen café para escribir frases memorables. El café ha alimentado la creatividad de numerosos escritores, que han descrito el café en frases memorables.

Una de las más conocidas se atribuye a Voltaire, el célebre escritor y filósofo francés del siglo XVIII. En sus biografías se cuenta que llegaba a tomar hasta 60 tazas de café al día, una costumbre que tenía muy preocupado a su médico. En cualquier caso, vivió más de 80 años y, aunque no lo dejó por escrito, se le atribuye esta cita: “Claro que el café es un veneno lento: hace cuarenta años que lo bebo”.

Si buscas frases de buenos días con café, seguro que aparece Manuel Vicent. El prolífico escritor valenciano menciona a menudo el ritual matutino del café en sus escritos, como en una columna publicada en El País titulada Un buen día. “Que tenga un buen día. Si ese deseo se cumple, al despertarte no te dolerá nada; (...); para ti el mostrador del bar de la esquina será un altar y allí celebrarás el sacramento del desayuno con el café y unas tostadas mientras lees en el periódico el triunfo de tu equipo.”

Para Truman Capote, el café era imprescindible en su proceso creativo. En una entrevista a París Match el año 1957 lo contaba así: “No puedo pensar a menos que esté acostado, ya sea en la cama o en un diván y con un cigarrillo y café a la mano. Tengo que estar chupando y sorbiendo.”

El café, sin duda, es una constante en la vida de varios escritores. Pero sin duda, si buscas buenas frases para el café, una de las mejores es uno de los versos de “La canción de amor de J. Alfred Prufrock” del poeta norteamericano Thomas S. Eliot. Dice, nada más y nada menos, “mi vida con cucharas de café he medido”.

Mujer bebiendo café leyendo un libro Mujer bebiendo café leyendo un libro

Canciones y frases para tomar café

Escuchar música mientras degustamos lentamente un buen café es uno de los mayores placeres que imaginamos. La combinación de café y música es habitual, también en algunas canciones ya míticas, donde el café es el protagonista.

En 1958 el venezolano José Manzo Perroni compuso el tema “Moliendo café”, una canción que se ha hecho popular gracias a varias versiones, como las de los Panchos, Plácido Domingo, Azúcar Moreno y el incombustible Julio Iglesias. Julio canta como nadie aquello de “Pasa incansable la noche. Moliendo café.”

La música country también tiene su canción sobre el café. Johnny Cash canta una oda al café en “Cup of coffee” del álbum “Everyone loves a nut”. Cash cuenta, con su particular estilo, la parada que hace en un viaje en coche para tomar una reconstituyente taza de café.

La familia de Bob Marley tenía una plantación de café en Jamaica, que es precisamente uno de los lugares del mundo donde mejor café se cultiva. Por eso no es extraño que en la discografía de Marley aparezca también una canción sobre el café. En “One cup of coffee” tomar un café sirve para pedir perdón y despedirse. “Una sola taza de café y me voy”, dice.

Si hablamos de frases para el café y de canciones no podía faltar el himno de Juan Luis Guerra, “Ojalá que llueva café”. Quién no ha cantado alguna vez aquello de “ojalá que llueva café en el campo, que caiga un aguacero de yuca y té, del cielo una jarina de queso blanco, y al sur una montaña de berro y miel.” Es sin duda, la frase de café y lluvia que a todos nos viene a la mente.

Mujer escuchando musica bebiendo café Mujer escuchando musica bebiendo café

Las mejores frases tomando café que aparecen en el cine

El cine, como no, también ha dado grandes escenas relacionadas con el café. Quién no recuerda la imagen de la bellísima Audrey Hepburn desayunando un buen café frente al escaparate de Tiffany. Es una de las imágenes más icónicas de la historia del cine.

Bill Murray revive un día tras otro el mismo café mañanero en “El día de la marmota”, mientras que Amelie pasa su jornada preparando cafés en el parisino Café Des Deux Molins.

El café como detonante de conversaciones de todo tipo, algunas más intrascendentes y otras muy profundas, es el argumento de “Coffee and Cigarettes” de Jim Jarmush. Este film de culto del año 2003 recoge varios cortometrajes protagonizados por Bill Murray, Tom Waits, Roberto Begnini y Steve Buscemi entre otros. En ella se pronuncian frases como “Si lo piensas, somos la generación de café y cigarrillos.”

El director y guionista que mejor partido saca a las conversaciones y frases de tomar café es Quentin Tarantino. Los diálogos que se establecen alrededor de un café en sus películas son sencillamente geniales. De hecho, en Pulp Fiction, Tarantino interpreta un personaje secundario y se reserva un diálogo sobre el café. “No necesito que me digas lo bueno o malo que está el jodido café. Lo compro yo, ya sé que está delicioso. Yo compro este café para que al beberlo sepa a algo.”

Un buen café, con el mejor aroma, es uno de los placeres preferidos del director David Lynch, que incorporó un buen número de secuencias en las que se tomaba café en la serie televisiva Twin Peaks. No solo eso, asegura Linch que “El café es parte de la vida artística. No estoy seguro de cómo funciona, pero te hace sentir muy bien y ayuda al proceso creativo.”

Son muchas las frases pronunciadas en cafés literarios, novelas, poemas, canciones y diálogos cinematográficos sobre el café. Pero si tenemos que escoger una frase que resuma en sí misma este artículo, sin duda nos quedamos con la reflexión de Rubén Darío en el libro Viaje a Nicaragua: “Una buena taza de su negro licor, bien preparado, contiene tantos problemas y tantos poemas como una botella de tinta.”