Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comprar café
El somelier

DESCUBRE OTRA FORMA DE PREPARAR CAFÉ CON LA CAFETERA CHEMEX

Las cafeteras Chemex se han ganado un sitio entre las tendencias en café de calidad. A lo mejor ya las habéis visto en cafeterías, u os suena de alguna película o serie como Friends. Quizá incluso habéis probado o sois consumidores habituales del café preparado en Chemex. Sea cual sea vuestro caso, hoy vamos a conocer un poco más sobre esta cafetera y cómo preparar un buen café con ella.

Una cafetera con mucha historia

La cafetera Chemex fue inventada por un químico alemán, Peter J. Schlumbohm, en 1941. Además de químico, Schlumbohm era un prolífico inventor, registró unas 300 patentes de utensilios varios, desde un agitador de cócteles a automóviles. Pero sin duda, su gran obra y el invento por el que ha pasado a la historia es esta cafetera de goteo.

La cafetera Chemex tiene un diseño único

La Chemex se hizo popular rápidamente y su diseño ha permanecido inalterable desde entonces. Schlumbohm se inspiró en un matraz de laboratorio que combinó con un embudo superior y lo embelleció con un mango de madera y cuero. El diseño es tan reconocible como reconocido, incluso está expuesto en el museo MOMA de Nueva York.

No se trata solo de una cafetera bonita. En la cafetera Chemex, la preparación del café es sencilla ya que se trata de una cafetera de goteo y además es un proceso 100% manual. El café que se obtiene es ligero y sin notas ácidas ni amargas. No en vano su inventor era químico y dominaba perfectamente la extracción de sabor y aroma de los granos de café.

Café de goteo con una preparación 100% manual

Para preparar un café con el método Chemex necesitamos la cafetera, unos filtros especiales y un hervidor de agua. Los filtros para la cafetera Chemex son de papel y son entre un 20% y un 30% más pesados que los de otras cafeteras, de modo que retienen mejor los aceites suspendidos durante la extracción.

Cafetera Chemex, filtro y tetera para verter el agua caliente

El café que utilicemos para la Chemex debe ser de buena calidad y con un molido grueso. Este último punto es muy importante para conseguir un buen café. El punto ideal es cuando el café es granulado pero no como arena. Si el molido es muy fino, obstruye el filtro y no se extrae bien.

Recomendamos usar un buen café en grano, como el puro arábica de Bonka, y molerlo en el momento para conservar todo el aroma y obtener el punto de molienda ideal para la preparación en Chemex.

Una vez tenemos la cafetera, el hervidor, los filtros y el café (de molido grueso), nos podemos poner manos a la obra para preparar un café digno de profesional.

Conceptos para conseguir el mejor café

Sabemos que el café debe tener una molienda gruesa para que el método Chemex funcione correctamente. Pero además, el agua debe estar entre 90ºC y 96ºC. O sea, poco después de apagar el fuego cuando el agua hierva, el agua estará preparada.

La proporción entre agua y café molido depende del gusto de cada uno. Por norma general, el ratio es de 60 gramos por litro de café, o lo que es lo mismo, una cucharada de café molido por cada 150 ml de agua. Con el método Chemex el café resultante es bastante ligero. Por eso, si estamos acostumbrados a un café más intenso, podemos subir un poco la proporción de café.

8 pasos para conseguir un café de cine

1. Calentamos el agua hasta que hierva. El hervidor o el utensilio que usemos debe permitir verter el agua en el café de forma continuada y controlada.

2. Ponemos el filtro en el cuello de la cafetera Chemex. El filtro, en forma de cono, tiene tres capas en un lado y solo una en el otro. La parte gruesa, de tres capas, debe estar en la parte del pico vertedor.
Las tres capas están pensadas para que el filtro no se deshaga en la boquilla y además, se crea un canal de aire durante la extracción.

3. Humedecemos el filtro con agua bien caliente y desechamos el agua que sobre. Este paso no es imprescindible pero es recomendable porque elimina posibles sabores que haya en el papel y calienta la cafetera. Después desechamos el agua sobrante.

4. Ponemos el café en el filtro. No hay que apretarlo y debe quedar bien repartido.

5. Llega la hora de la verdad. Con el hervidor o tetera, vertemos una pequeña parte del agua en el café, empezando por el centro y en círculos hasta la parte exterior. Una vez humedecido el café lo dejamos infusionar 30 segundos.
Si el café está fresco, se expandirá por la reacción con el agua caliente, ya que libera dióxido de carbono.

El agua se vierte en círculos desde el centro

8 pasos para conseguir un café de cine

6. Una vez preinfusionado el café, seguimos vertiendo el agua en círculos y en varias tandas separadas por algunos segundos. El agua debe estar siempre muy por debajo de la parte superior de la cafetera.
Es difícil marcar cada cuando y cuánta agua añadir en cada tanda. Lo ideal es ir haciendo pruebas hasta conseguir el café que nos guste, porque en este proceso es donde se consiguen diferentes matices.

7. Pasados entre 3 y 5 minutos, ya tendremos listo el café. Retiramos el filtro con el café molido y lo desechamos.

8. Antes de servir el café, lo removemos con suavidad para oxigenarlo. Si queremos mantener el café caliente dentro de la Chemex podemos envolver la cafetera con una toalla.

Puedes ver todo el proceso para preparar un buen café en la Chemex en este vídeo.

El resultado es un café muy limpio, con poco cuerpo pero sin ningún rastro de acidez ni de sabor amargo, ya que el filtro de papel retiene los aceites que se liberan con la infusión. La infusión es lenta pero lo cierto es que con el método Chemex controlamos el proceso en todo momento y lo podemos ajustar para conseguir nuestro café ideal.

Una cafetera muy versátil

La cafetera Chemex se puede encontrar en varios tamaños: de 3, 6, 8 e incluso 10 tazas. Aunque está pensada y diseñada desde el inicio para extraer todos los sabores del café, también se puede usar con té.

El tiempo de infusión del té es, en muchos casos, de entre 3 y 5 minutos, el mismo tiempo que se tarda en sacar un buen café con la Chemex.

Aun cuando prima la comodidad de las cápsulas, algunos diseños como la Chemex resisten en el campo del café de especialidad o premium. Animaos a probar nuevos cafés y experimentad cómo un mismo grano de café puede dar como resultado infusiones tan diferentes según la cafetera que usemos.