Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comprar café
El somelier

EL CAFÉ, UNA SEMILLA SORPRENDENTE

El interior de toda semilla es un mundo fascinante. En un espacio realmente reducido se almacena toda la información y los nutrientes necesarios para crear vida. Además, en algunos casos como el café, la semilla es también una bomba de sabor y aromas.

Desde que la semilla de café fue descubierta y cultivada por los árabes en la Edad Media, se ha extendido y popularizado por todo el planeta. El consumo y demanda de café no para de aumentar y la caficultura se enfrenta al reto de mantener y hacer más sostenible su cultivo. Estos son los secretos que esconde la semilla del café.

Propiedades de la semilla de café

Las semillas de café recién recogidas del árbol contienen micronutrientes que, en parte, se pierden con el tueste. Lo que llamamos café verde son los granos de café maduros limpios y secos, antes de tostar. Estas semillas son especialmente ricas en ácido clorogénico, un compuesto que activa el metabolismo y ayuda a perder peso, bajar los niveles de azúcar en sangre y regular la presión arterial.

Para disfrutar de los beneficios del ácido clorogénico, también presente en otros alimentos como la alcachofa, los cacahuetes o la canela, nos podemos preparar una infusión con café verde en grano o molido y agua hirviendo.

En el mercado también existen extractos de café verde y chicles destinados sobre todo a la pérdida de peso. Aunque hay que recordar que no son efectivos si no van acompañados de una dieta equilibrada y ejercicio físico.

Semillas para sembrar Semillas para sembrar

Semillas para sembrar

El café que consumimos a diario no es más que las semillas tostadas y molidas. Pero el objetivo del fruto no es alimentarnos sino asegurar la continuación de la especie. La semilla que se encuentra dentro del fruto del cafeto está preparada para germinar y dar origen a una nueva planta. Por eso, el grano de café es también una semilla de café para sembrar.

Para asegurar una mayor productividad, los caficultores identifican los cafetos más vigorosos y sanos, que den más frutos y en un menor tiempo. De estos cafetos, se seleccionan algunas semillas maduras del centro del arbusto para reponer las plantas que ya no dan frutos.

Antes de plantar, hay que separar la semilla de la pulpa del fruto, lavarla muy bien y secarla. En este momento está a punto para germinar y plantar, ya que cuanto más tiempo se almacena, menor es su capacidad de germinación.

Las semillas se plantan en semilleros y al cabo de unos 40 o 50 días alcanzan el tamaño adecuado para ser trasplantados en el cafetal.

Tipos de semillas

Existe una gran variedad de tipos de café dentro del género Coffea, pero la mayor parte del cultivo mundial es de arábica y robusta. Dos tipos de café que se pueden distinguir también por el aspecto de sus semillas.

La semilla de café arábica es un poco más alargada y cuenta con una marca a lo largo en forma de S, conoce todo sobre el café arábica y sus características en Bonka y nuestros café en grano arábica. En cambio, la semilla de café robusta es más redondeada y con la marca recta.

Más allá de su aspecto, las dos especies se diferencian en la cantidad de cafeína, el rendimiento y el sabor. El café robusta se cultiva a menor altitud que el arábica, tiene un sabor más amargo e intenso y contiene más cafeína.

Arábica vs Robusta Arábica vs Robusta

¿Puedo plantar café en casa?

El café es una semilla que también se puede plantar en casa como planta ornamental. Hay que tener en cuenta que el cafeto es una planta de climas tropicales, por lo que su mantenimiento en nuestras latitudes no es fácil. Además, para plantarla necesitamos semillas de café verde recién recolectadas o mejor aún, cerezas de café, difíciles de conseguir en España.

En caso de conseguir semillas de café para plantar en casa, lo mejor es mantener el cafeto en el interior de casa para controlar mejor la temperatura y humedad. En una maceta grande, el cafeto se desarrolla hasta alcanzar un metro y medio de altura y con un poco de mimo puede llegar a florecer e incluso llegar a obtener algo de café de estas semillas.

Arbol pequeño de café Árbol pequeño de café

La innovación en la semilla del café

El café en semilla que consumimos hoy en día es el fruto de años de innovación y perfeccionamiento de la caficultura. Una innovación que es más necesaria que nunca para asegurar el futuro del cultivo y su adaptación al medio en un momento que el cambio climático afecta especialmente a la agricultura.

Actualmente existen una gran variedad de semillas certificadas de café que son el producto de la selección, cruce y mejora de los distintos tipos de café para asegurar una buena productividad del cafeto con el uso de menos recursos naturales.

El precio de una buena semilla de café se compensa si tiene mayor resistencia a las plagas, necesita menos agua para dar frutos o su productividad y calidad es mayor.

En cuanto a las plagas, en los últimos años han aparecido nuevas variedades resistentes a la roya, una enfermedad producida por hongos y una de las pestes que más pérdidas ha provocado en el mundo. El hecho de que el cafeto sea resistente a esta enfermedad evita tener que utilizar fungicidas y asegura que el rendimiento no se vea afectado por este hongo.

Una de las variedades resistente a la roya es la semilla de café castillo, una variedad de café arábica desarrollada en Colombia que se empezó a cultivar en 2005.

La semilla de café encierra un mundo fascinante. Su consumo ha aumentado casi un 95% en los últimos 35 años. La costumbre de tomar una taza de café se extiende por todo el planeta, llegando a países poco cafeteros hasta el momento. Las cafeterías de especialidad ofrecen cafés de calidad en las grandes ciudades occidentales. Y todo gracias a unas pequeñas semillas llenas de sabor y al mimo de los caficultores.